Ser mamá no significa olvidarte de ti.

octubre 03, 2014

¿Cómo encontrar el equilibrio entre ser mamá y seguir con mi desarrollo personal?

Ser mamá es una labor que ocupa el 100% de nuestras energías y de nuestro día. ¿A qué hora me puedo ocupar de otras actividades para mi desarrollo físico, intelectual, profesional, social, afectivo, espiritual o artístico?

Existen tantos estilos educativos como personas en el mundo, cada mamá es diferente a otra, cada una se relaciona de forma única con cada uno de sus hijos, y aunque todas amamos a nuestros hijos, cada una expresa su maternidad de modo distinto.

El tipo de maternidad que ejercemos, depende de nuestra escala de valores, de nuestras prioridades en la vida, de nuestras propias experiencias y de cómo las interpretamos.

Todas queremos lo mejor para nuestros hijos, todas queremos formar personas íntegras, sanas y felices, pero la manera en que lo llevamos a cabo es distinta, el modo en el que educamos es única y personal. ¿Cuál es la mejor? En realidad, aunque algunas son más eficaces que otras, algunas más exitosas que otras y algunas más éticas que otras; todas son válidas si tomamos en cuenta los siguientes puntos:

  1. Ser mamá no implica dejar de ser persona. No se debe de dejar todo por dedicarme únicamente por ser mamá.
  2. Primero fui mujer, luego fui pareja y ahora soy madre, por lo que en ese orden debo de buscar mi realización; primero debo satisfacer mis propias necesidades personales, es decir, ser feliz como mujer, en todas sus facetas, pues si yo estoy bien, es más probable que esté bien como pareja y a su vez, si como pareja estamos bien, eso favorece el bienestar de nuestros hijos.
  3. Como todo ser humano, las mamás seguimos sintiendo la necesidad de crecer y mejorar en cada una de nuestras áreas, y encontrar el equilibrio entre todas ellas, aunque cada una lo realiza de distinta manera, todas debemos ser mejores e integrales cada día. Es decir, hacer algo por mi salud, por mis emociones, por mi inteligencia, por trascender, por expresar mi creatividad, etc.
  4. Los hijos se van a ir. Para eso han nacido; para ser personas libres, decidir, enfrentar y vivir su propia vida. Nosotras debemos favorecer su autonomía, ¿cómo? Respetándolos y respetándonos a nosotras mismas. Nosotras somos sus mamás, no sus esclavas, ellos son nuestros hijos, no nuestros empleados. Es decir, cada uno debe de tener su propio espacio de realización más allá de nuestra relación filial.
  1. Nuestros hijos tienen y tendrán muchos amigos, muchos tíos, maestros, etc. pero unos solos padres. Si yo no cumplo con mis obligaciones de mamá, nadie más lo hará por mí.
  2. Disfrutar mi maternidad, gozar a mis hijos, disfrutar de ser mamá, todo pasa muy rápido, todas las etapas terminan y no vuelven por eso, lo que siembre en cada hijo, es lo que él tendrá para cosechar y continuar sembrando a sus propios hijos.
  3. No hay como el amor, la alegría, la convivencia, la comunicación, los valores y la armonía para dejarles como herencia a mis hijos.

Las mamás de hoy queremos darles todo a nuestros hijos, queremos cumplir como las mejores madres, proveedoras, amigas, maestras, confidentes, etc. Sin embargo, no debemos de dejar en el camino a nuestra propia persona.

La maternidad no es fácil, y menos si queremos combinarla con otras actividades y responsabilidades, por ello debemos de darnos un tiempo para nosotras mismas, para estar en paz y en equilibrio con nuestro propio ser.

Madres felices forman hijos felices. No por ello quiero decir que debemos olvidarnos de ser madres, y ver únicamente por nuestra propia felicidad, sino al contrario, vivir en plenitud la maternidad, gozar al máximo y enfrentar con responsabilidad la educación y cuidado de nuestros hijos, mientras encontramos otros espacios de plenitud y realización personal.

La culpa es el peor enemigo de la educación a los hijos, no por ser felices somos malas madres, debemos romper con la creencia antigua de que se madre significaba sufrir. Nuestros hijos valoran nuestros propios logros. No olvidemos que nuestros hijos aprenden más de nuestro ejemplo que de nuestras palabras. Si nosotras nos damos tiempo para crecer de modo integral, ellos también aprenderán a buscar su propio desarrollo y felicidad, sabiendo que ésta depende de cada quien.

¿Cómo lograr el equilibrio entre ser mamá y seguir con mi propio desarrollo humano? Tú sabes cómo, escucha tu propia voz, esfuérzate cada día por crecer en alguna de tus áreas, respétate y date a respetar, vive intensamente cada experiencia y disfruta a cada uno de tus hijos y tus momentos con ellos, sean pocos o sean muchos, lo importante es el amor que les expresas y el ejemplo que les das.

Hoy es un buen momento para ver por ti, hacer eso que siempre has querido hacer. Inscribirte en unas clases de baile, de arte, de algún idioma. Decídete a hacer ejercicio, cuidar tu salud. Si tú quieres, puedes trabajar en algo que te guste o hacer un diplomado, o una labor social, en fin, tú sabes qué hacer por ti para ser feliz. ¡Hazlo ya! Te lo mereces. Y si tú eres mejor, todo tu alrededor será mejor, principalmente tus hijos.

Escrito por:  Mtra. Alejandra Reveles

Dirección General de Balance Cube. Desarrollo Integral Temprano. S. C. www.balancecube.com.mx

Estimulación Temprana: ¿Moda o Necesidad?
Nuestros Maestros
Nuestros maestros están capacitados para atender las necesidades de cada alumno:
  • Metodología Constructivista
  • Educación Integral
  • Educación Personalizada
  • Didáctica de la Ternura
Post recientes
Lo más visto

Llámanos

Si quieres conocer nuestras  instalaciones márcanos.

722- 232-47-23
Abrir chat
¡Hola! Bienvenido a Balance Cube.
¡Hola! Bienvenido a Balance Cube.
¿En que nivel estas interesada/o?